Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

TEFILÁ (ORACIÓN, PLEGARIA)
(Continuación)

SHEMÁ ISRAEL
En una Cartilla anterior en que comenzamos a hablar sobre Shemá, describimos a grandes rasgos su significado y estructura En esta ocasión profundizaremos algunos aspectos.
En nuestra Comunidad es costumbre que justo antes del Shemá en el servicio de Shajarit, cuando recitamos “Vehabieinu leshalom me arbá canfot haaretz …” (Reúnenos en paz desde los cuatro rincones del mundo…), tomemos los cuatro tzitzit en la mano derecha, simbolizando nuestra esperanza de ser conducidos a Eretz Israel. Los mantenemos hasta la bendición Emet Veiatzib en el momento en que terminamos de decir “Udbarav jaim vekaiamim, neemanim venejmadim laad” (Sus palabras son vivientes y duraderas, fidedignas y placenteras por siempre), besando los tzitzit. También los besamos en la recitación del tercer párrafo posterior al Shemá, cada vez que los nombramos.
A continuación de nuestro reconocimiento a la unicidad de D’s vienen tres párrafos de singular importancia.

En el primero, que está redactado en segunda persona singular, es decir que se dirige a cada uno de los oyentes o lectores, se destacan varios deberes religiosos muy significativos:
a) Amar a D’s intensamente. ¿Qué es intenso?. “Con todo el corazón, con toda el alma y con toda las fuerzas”.
b) Enseñar Torá – la que mantenemos constantemente en nuestro corazón-a los hijos
c) Hablar de Torá en toda ocasión que se pueda. “Estando en la casa o andando por el camino, al acostarse y al levantarse”
d) Ponerse tefilín. “Y las atarás como señal en tu brazo y estarán como recordatorio entre tus ojos”
e) Poner mezuzot en las jambas de las puertas de nuestro hogar. “Y las escribirás en los postes de de tu casa y en tus portales”
En el segundo párrafo, ahora redactado en segunda persona del plural, vale decir dirigido a la congregación, se enfatiza la observancia de la Torá.
a) Nos dice que si escuchamos y obedecemos la leyes de D’s seremos bendecidos través de los frutos de la tierra, que recibirá agua suficiente y oportunamente, los que podremos comer y satisfacernos con ellos.
Por el contrario, si nos apartáramos de sus enseñanzas, el cielo no dará lluvia ni la tierra sus frutos.
En este párrafo se incorpora “un elemento esencial de la fe judía, el principio de la recompensa y el castigo”.
b) Además de repetir parte de lo ya expresado en el primer párrafo (tefilín, mezuzá, estudio de la Torá), aquí se nos dice que si cumplimos las mitzvot, se alargarán nuestros días y, también, los de nuestros hijos. No se nos está prometiendo eternidad, pero sí trascendencia en lo individual y permanencia en Eretz Israel, en lo colectivo.
(Continuará)

Fuentes: “Rezar como Judío”,Rabi Hayim Halevi Donin. “A Guide to Jewish Prayer”, Rabbi Adin Steinsaltz. Sidurim: Consejo Mundial de Sinagogas y Artscroll. Curso Tefilá Lemaasé, Yeshivá Kehilatít, Morim: David Arias y Natan Waingortin. Curso Halajá Lemaasé, Yeshivá Kehilatít, Moré: Javier Pizarro.