Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

TEFILÁ (ORACIÓN, PLEGARIA)
(Continuación)

El elemento fundamental de la plegaria es lo que se denomina Cavaná, que se traduce como intención, propósito y también concentración. La simple lectura o recitación de las oraciones no constituye tefilá. Para serlo, según el Talmud (Berajot 31a), debe establecerse una vinculación con el destinatario que implica distintos aspectos y en la que se distinguen distintos niveles: el primero es “El que reza debe dirigir su corazón hacia el cielo”; el segundo es entender y comprender la oración que se está recitando; un tercer nivel es estar concentrado exclusivamente en el rezo y el más elevado comprende la comprensión del sentido más profundo de lo que se está rezando acompañado de un máximo de devoción.
De lo anterior se desprende claramente la necesidad de disponer de un ambiente adecuado para rezar, que para obtenerlo requiere de nuestra mayor colaboración. Esto nos lleva a plantear, a continuación, el comportamiento que debemos mantener en la Sinagoga (Beit Kneset) u otros lugares en que recemos:
– A la Sinagoga se debe tratar de llegar antes de la hora indicada como inicio del servicio, a fin de elegir una ubicación, dotarse del Sidur (Libro de Oraciones) y otros elementos que corresponda utilizar (Talit, Tefilin, Jumash). Si ello no es posible, debe evitarse el distraer a los presentes a su ingreso.
– Los varones deben permanecer con la cabeza cubierta dentro de la Sinagoga (y deseablemente también fuera de ella) y tanto ellos como las mujeres deben vestir con el debido recato y decoro en atención al lugar, al motivo de su presencia y al respeto hacia oficiantes y concurrentes.
– Debe procurarse el necesario silencio, salvo para participar en las plegarias y cánticos que constituyen el servicio. Durante el desarrollo de la Amidá (oración central de los servicios) y durante la lectura de la Torá, estos requisitos se entienden magnificados. El silencio incluye, por supuesto, el apagado de teléfonos móviles y otros artefactos que emitan ruido.
– Debe evitarse el paseo innecesario dentro de la Sinagoga, también haciéndose cargo de los pequeños que los acompañen.
– Durante los servicios de Shabat, no está permitido el uso de aparatos fotográficos o de filmación y tampoco es recomendable hacerlo en servicios de otros días, dentro del recinto en que se está rezando.
– Al término del servicio, participando del Kidush, debemos abstenernos de beber y comer hasta no haber recitado las brajot (bendiciones) respectivas.

(Continuará)

Fuentes:
“Rezar como Judío”, Rabi Hayim Halevi Donin, “A Guide to Jewish Prayer”, Rabbi Adin Steinsaltz, Curso Tefilá Lemaasé, Yeshivá Kehilatít, Morim: David Arias y Natan Waingortin. Curso Halajá Lemaasé, Yeshivá Kehilatít, Moré: Javier Pizarro.