Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

TRADICIONES
PÉSAJ (15 al 22 de Nisán )

La celebración de la Pascua (Pésaj) corresponde, este año 2009, del 9 al 16 de Abril. Los dos primeros días y los dos últimos son días festivos (Yamín Tovím), mientras que los cuatro intermedios se denominan de media fiesta o semifestivos (Jol Hamoed)
Es una de las tres fiestas de peregrinaje (Shalosch Regalím), junto a Shavuot y Sucot. Se la conoce también con los nombres de Fecha de la Libertad ( Zmán Jerutenu), Fiesta de la Primavera (Jag HaAviv) y Fiesta de los Ázimos (Jag HaMatzot)
Su nombre significa “pasar por encima”y hace referencia al cordero pascual, como está escrito en Éxodo 12:27 : “les responderéis:<<Sacrificio de Pascua es para el Eterno, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando hirió a los egipcios, quedando libradas nuestras casas>>”

El nombre de Fiesta de la Primavera proviene del hecho que el mes de Nisán coincide con la primavera en Israel. En la época bíblica Nisán marcaba el comienzo de la siega de cebada, acontecimiento de máxima importancia para un pueblo exclusivamente agrícola y ganadero como era entonces el judío. Siguiendo los preceptos de la Torá sobre ofrendas, al terminar la recogida de la cebada se hacía entrega al sacerdote del ómer de cereal recién cortado.
La denominación de Fiesta de los Ázimos hace alusión al pan ázimo (matzá), que los judíos debieron comer debido a la premura con que salieron de Egipto y que no permitió que el pan que estaban amasando alcanzara a leudar. De ahí que la matzá constituya el símbolo más importante de esta fiesta y se come durante los ocho días que se extiende, estando prohibido comer pan leudado o cualquier otro alimento (cereales) que pueda fermentar. Se da a la matzá el nombre, también, de pan de la privación (lajmá anyá) para mantener despierto en cada judío el recuerdo de tiempos de opresión en Egipto. Así, lo induce a no abusar nunca del poder, a velar por el derecho del prójimo, a ayudar al necesitado. Justicia y bondad es lo que infunde la matzá en la conciencia de las generaciones judías.

Cabe tener presente que la Torá nos ordena expresamente recordar Pésaj. Así, Maimónides en Mishné Torá señala las normas a cumplir que, entre otras cosas, se refieren a lo que sigue:
“ JAMETZ Y MATZA”

CAPÍTULO 2

1.-Es precepto positivo de la Torá suprimir el jametz antes de que entre en vigor la prohibición de comerlo, pues está escrito: “En el primer día suprimiréis la levadura de vuestras casas” (Éxodo 12:15) y según la interpretación tradicional, el “primer día” es el día catorce de Nisán. Lo prueba otro versículo: “No degollarás sobre leudado sangre de mi sacrificio” (Éxodo 34:25), es decir: No ofrendarás el sacrificio de Pésaj cuando aún hay en la casa jametz, y el sacrificio de Pésaj se hace pasado el mediodía del catorce de Nisán.
2.-¿En qué consiste esa supresión indicada por la Torá? Consiste en anular in mente el jametz y considerarlo como si fuera polvo y cosa sin ninguna utilidad.
3.-Por disposición rabínica, se debe buscar el jametz en escondrijos y agujeros, y eliminarlo de todos los dominios de uno. Por la misma fuente sabemos que se ha de buscar y suprimir el jametz por la noche- desde que comienza la noche del catorce – a la luz de una candela, porque de noche todo el mundo está en su casa, y la luz de candela es apropiada para la búsqueda.

CAPÍTULO 4.

1.-Dice en la Torá: “No será visto por ti leudado” (Éxodo 13:7). Por consiguiente, se podría pensar que se evita la trasgresión ocultando el jametz o confiándolo en manos de un no judío; por eso el versículo añade: “No se hallará levadura en vuestras casas” (Éxodo 12:9), o sea, ni siquiera oculta o puesta bajo la supervisión de otro. También se podría pensar que sólo se transgrede si el jametz está en la propia casa de uno, pero no si está lejos de su casa, en el campo o en otra ciudad; a eso dice el versículo: “En todo su límite” (Éxodo 13:7), en todos sus dominios.

7.-Un judío puede decirle a un no judío: “En vez de comprarme jametz por cien, cómprame por doscientos; en vez de comprárselo a un no judío, cómpraselo a un judío, pues podría ser que yo lo necesitara y te lo comprara después de Pésaj”. Pero no debe vendérselo con esa condición, porque en ese caso estaría transgrediendo las reglas “no será visto” y “no se hallará”.
8.-Si se toma en Pésaj un alimento mezclado con jametz, se transgrede la prohibición de que se vea o se halle jametz durante la fiesta.- Pero si lo que contiene jametz mezclado es una cosa que no sirve como alimento, está permitido guardarlo durante Pésaj.

CAPÍTULO 6

1.-Es precepto positivo de la Torá comer matzá en la noche del quince de Nisán, pues está escrito: “Por la tarde comeréis cenceñas” (Éxodo 12:18), en todo lugar y todo el tiempo.- Basta comer una porción del tamaño de una aceituna para haber cumplido con ese deber.

10.-Todos están obligados a comer matzá, incluso las mujeres y los siervos. A un pequeño que ya puede comer pan, se lo acostumbra a los preceptos haciéndole comer un pedazo de matzá del tamaño de una aceituna.

11.-Por disposición rabínica, no se ha de comer ninguna cosa al terminar el séder de Pésaj, ni siquiera granos tostados, nueces ni cosas parecidas. Si bien se comenzó la comida con matzá, y después de ella se han comido muchos manjares, frutas, etc., se ha de volver a comer un pedazo como aceituna de matzá al final, y dejar de comer.

12.-Los sabios prohibieron comer matzá el día anterior a Pésaj, para que resulte más apetitoso comerla a la noche.- Y los sabios más antiguos solían obligarse a pasar hambre el día anterior a Pésaj, para poder comer la matzá con apetito.

CAPÍTULO 7

1.-Es precepto positivo de la Torá relatar los milagros y prodigios que tuvieron lugar para nuestros antepasados en Egipto en la noche del quince de Nisán.- Incluso los grandes sabios tienen el deber de relatar acerca del éxodo de Egipto; cuanto más abunde uno en narrar los hechos acontecidos, mayor será su mérito.

2.-Es precepto hacerlo saber a los hijos, aunque no hayan preguntado, pues está escrito: “Contarás a tu hijo” (Éxodo 18:8). Cada padre ha de enseñarle a su hijo, conforme al entendimiento de éste: por ejemplo, si es pequeño o tonto le dirá: Hijo, todos nosotros fuimos esclavos en Egipto, como lo es este siervo o esta sierva aquí; y en esta noche D’s nos rescató y nos hizo salir en libertad. Si se trata de un hijo crecido e inteligente, le hará saber todo lo que nos ocurrió en Egipto, y los milagros que por medio de nuestro maestro Moisés se nos hicieron; todo conforme al entendimiento del hijo.

3.-Es menester alterar las cosas en esa noche, para que, al verlo, los hijos pregunten: “¿Por qué es diferente esta noche de todas las noches?”, y el padre, a su vez, pueda responderles: “Esto y esto pasó; así y así fue”.¿Qué es lo que se ha de alterar? Puede repartir entre ellos granos tostados y nueces, cambiar la mesa de su lugar habitual, hacer que se arrebaten la matzá unos a otros de las manos, y otras cosas por el estilo. Al que no tiene hijos, le pregunta su mujer; el que no tiene su mujer, ha de preguntar ( a quién esté con él) y responder a su turno: “¿Por qué es diferente esta noche?”, y no importa si todos son ya personas muy instruidas. Hasta el que está solo debe preguntarse a sí mismo: “¿Porqué es diferente esta noche?” ”

Durante los 8 días de Pésaj debemos observar tradiciones religiosas tanto en la sinagoga como en el hogar.

En la sinagoga se realizan los servicios habituales de Shajarit, Minjá y Arvit. Todos los días se realiza lectura de la Torá y Haftarot. El octavo día, en el servicio de Shajarit, se dice Izkor.
En el hogar, donde se supone se han ya cumplido las acciones relacionadas con la eliminación del jametz (alimentos fermentados o susceptibles de fermentar), los dos primeras y las dos últimas noches se encienden las luminarias de fiesta (jag) con sus respectivas bendiciones (berajot).

Igualmente, se acostumbra realizar reuniones familiares las dos primeras noches, al regreso de la sinagoga después de Arvit , con una cena tradicional (Séder,que significa orden, atendiendo a las sucesivas acciones que hay que realizar) y la lectura de la Hagadá (Narración).

El Séder contempla comer determinados alimentos y beber vino en cuatro ocasiones, en una secuencia establecida. Naturalmente, lo que se ingiere debe ser apto para Pésaj (Kasher le Pésaj)
Además de los alimentos obligatorios, la ocasión permite que la dueña de casa prepare o disponga exquisitos platos tradicionales como guefilte fish, kneidalej, latkes, etc.

Es costumbre que en esta festividad no olvidemos a nuestros hermanos menos afortunados y contribuyamos para que en ningún hogar judío falten los elementos para celebrarla dignamente.

NOTA: La Comunidad Israelita de Santiago publicó el libro: “Una Invitación a Pésaj”, que contiene toda la información necesaria para la celebración de esta fiesta en el hogar, incluida la Hagadá. Además, habitualmente publica un folleto con instrucciones y antecedentes generales sobre esta festividad.

FUENTES:
– ERNA C. SCHLESINGER “TRADICIONES Y COSTUMBRES JUDÍAS”
– RABINO ESTEBAN VEGHAZI. “QUE ES EL JUDAÍSMO”
– JAIME BARYLKO. “CELEBRACIONES JUDAICAS”
– ISAAC ASIMOV. “GUÍA DE LA BIBLIA”
– COMUNIDAD ISRAELITA DE SANTIAGO. “PREPARANDO PÉSAJ”
– UNA INVITACIÓN A PÉSAJ”
– MAIMÓNIDES. “ MISHNÉ TORÁ”
– RABI HAYIM HALEVY DONIN. “EL SER JUDÍO”.