Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

TRADICIONES

MITZVOT(3)

(Continuación)

I PRECEPTOS POSITIVOS ( MITZVOT ASÉ)

Grupo 1 La creencia en D´s y nuestras obligaciones hacia él.

6.-APEGARSE A LOS SABIOS.

Este precepto nos ordena relacionarnos con los Sabios (Jajamim). Aparece en Deuteronomio11:22 :“ Y si guardareis escrupulosamente estos mandamientos que os ordeno cumplir, amando al Eterno vuestro D’s, marchando por Sus caminos y ligándoos a Él”
Naturalmente, las personas no pueden unirse a la Shejiná . Así, se ha interpretado el mandato en el sentido que la forma de unirse a Él, es uniéndose a los Sabios y a sus discípulos. Incluso se entendía que la relación pasaba por el casamiento con la hija de un Sabio y/o casando a la hija propia con uno de ellos.
“La razón de este precepto es para que aprendamos a conocer la senda de D’s”

7.-JURAR CON EL NOMBRE DE D’S (“SHEBUA BISHMO HAGADOL”).

Figura en Deuteronomio 10:20 : “Amarás al Eterno tu D’s. Le servirás y Le seguirás y jurarás por Su Nombre”.
Este precepto es aplicable cuando sea necesario para dar sustento a algo o negarlo (dando por sentada su veracidad). Hay que tener presente la existencia del Mandamiento “No pronunciarás el Nombre del Eterno, tu D’s, en vano, porque no tolerará el Eterno que Su Nombre sea invocado falsamente” (Éxodo 20:7).
Según el Sefer HaJinuj : “Al jurar con el Nombre de D’s, se fortalece en nuestros corazones la fe en El así como la conciencia de Su constante supervisión sobre todo lo que digamos”

8.-EMULAR A D’S.

Es el precepto con el cual se nos ordenó asemejarnos a Él, cuánto nos sea posible. Como está escrito: “El Eterno te elevará como pueblo santo para Él, como te lo juró, si cumples Sus mandatos siguiendo Sus caminos” (Deuteronomio 28:9). Esto implica practicar todas las virtudes que surgen de los atributos divinos; como por ejemplo: Misericordioso, Justo, Piadoso, Benevolente. “Y de igual manera, respecto de todas las demás cualidades utilizadas para describir al Santo, bendito es Él, la persona debe emularlo y seguir sus caminos.”
El Talmud brinda otros ejemplos de actitudes divinas que debemos imitar, como los siguientes, algunos de los cuáles recordamos a diario en nuestras bendiciones matutinas en Shajarit: Vestir a los desnudos, Visitar a los enfermos, Consolar a los dolientes, Enterrar a los difuntos.
Este precepto debe ser observado por los hombres y mujeres, en todo tiempo y momento.

9.-SANTIFICAR EL NOMBRE DE D’S (“KIDUSH HASHEM”).

En Levítico 22:32 se lee: “Y no profanaréis la santidad de Mi Nombre y seré santificado entre los hijos de Israel. Yo, el Eterno, que os santifica”
Maimónides explica con claridad el alcance de este precepto. En el Mishné Torá, Capítulo 5, dice:
“1.-Todos los que pertenecen a la casa de Israel tienen como precepto santificar ese gran Nombre, pues está escrito: “Y seré santificado entre los hijos de Israel”, y tienen prohibido profanarlo, pues está escrito: “No profanaréis mi santo Nombre”. ¿Qué alcances tiene esto?. Si, por ejemplo, un no judío amenaza de muerte a un judío para que transgreda cualquiera de los preceptos mencionados en la Torá, el judío ha de transgredirlo y no ser muerto, pues esta escrito acerca de los preceptos: “El hombre que los cumpla vivirá por ellos” (Levítico 18:5). Vivirá por ellos, y no que muera por ellos. El que se deja matar por no transgredir, se culpa más que transgrediendo.


2.-Esto se aplica a todos los preceptos, excepto a los referentes a la idolatría, la conducta sexual ilícita y el derramamiento de sangre; pero si a un judío se le dice, aludiendo a alguna de estas tres transgresiones: Transgrédela o serás muerto, debe dejarse matar y no transgredirla.


4.-Quienquiera que esté en el caso de “transgredir” y no ser muerto pero se deja matar por no transgredir, se culpa en su alma; quienquiera que esté en el caso de “dejarse matar y no transgredir” y se deja matar por no transgredir, santifica el Nombre de D’s. Si su martirio fue en presencia de diez judíos, se dice que santificó el Nombre de D’s públicamente, como Daniel, Janania, Mishael, Azaria y Rabi Akiva con sus compañeros. Estos son mártires cuyo rango es insuperable.


10.-Quienquiera que transgreda voluntariamente cualquiera de los preceptos mencionados en la Torá, sin compulsión, sino por desdén o como desafío, profana el Nombre de D’s. Si la transgresión fue en presencia de diez judíos, se dice que profanó el Nombre de D’s públicamente. Por otra parte, quienquiera que se abstenga de una transgresión o cumpla un precepto no por ningún interés mundanal, ya sea temor o vanagloria, sino por causa del Creador, bendito sea, como el santo José al abstenerse dela mujer de su patrón, santifica el Nombre de D’s.


11.-Hay otras cosas que están comprendidas en el término profanación del Nombre. Por ejemplo, si un gran estudioso de la Torá, famoso por su devoción, hace cosas que despiertan comentarios entre las gentes aunque no sean transgresiones, profana el Nombre de D’s. Por otra parte si el estudioso ha sido escrupuloso en su conducta, amable en su conversación, sociable, acogedor, absteniéndose de ofender a sus ofensores, respetando aún a quienes lo han tratado sin respeto y comerciando con buena fe – a tal punto de ganar la admiración de todos y que todos lo amasen y quisiesen imitar su conducta- santifica el Nombre de D’s, y acerca de él está escrito: “Tú eres mi siervo , Israel, con quién me glorificaré” (Isaías 49:3) ”
Este precepto debe ser observado por los hombres y mujeres, en todo tiempo y momento.

(Continuará)