Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

MITZVOT(7)
(Continuación)

I PRECEPTOS POSITIVOS ( MITZVOT ASÉ)

Grupo 2 El Santuario, el Sacerdocio y los Sacrificios.

20.-CONSTRUCCIÓN DE UN SANTUARIO (“BINIAN MIKDASH”)

En Éxodo 25:8 está escrito: “Y me harán un santuario (mikdash) y moraré en medio de ellos.”
El precepto que ordenó al pueblo judío la construcción del Santuario para la Presencia Divina es considerado como una manifestación especial del amor de D’s hacia su pueblo. Así, en la inauguración del Templo, el rey Salomón expresó: Los cielos, y los cielos de los cielos, no han de contenerte (D’s), mas esta Casa…(Reyes I, 8:27).
Es necesario comprender que la construcción del Santuario para elevar en él las plegarias y ofrendar los sacrificios – todo es para disponer nuestros corazones a Su servicio, mas no porque El precise habitar en casas de humanos y cobijarse bajo su techo. El precepto, y los preceptos en general, pretenden privilegiar nuestros cuerpos, y los cuerpos se tornan adecuados a través de las acciones, de modo que cuantas más sean estas buenas acciones y cuanto más persistente sea la reflexión del hombre, tanto más puro será éste. A ello se debe que El nos haya ordenado fijar un lugar limpio y puro en extremo, para que allí se purifiquen los pensamientos del hombre y en él dispongan ellos sus corazones hacia El, dado que los fundamentos del corazón del hombre van detrás de sus acciones.

En ausencia del Templo,¿ que papel desempeña la sinagoga?. Rabi Hayim Halevy Donin dice:[1] “ Aunque el nombre de Beit Knéset , Casa de Congregación, refleja más exactamente que el término de Beit Tefilá, Casa de Oración, el amplio campo de actividades que tradicionalmente llevara a cabo la sinagoga, la tradición adjudica a la sinagoga no solamente gran importancia sino también gran santidad. Los Sabios la consideran en segundo lugar después del Templo, y se refieren a ella (así como también a las habitaciones dedicadas al estudio), como el mikdash meta, el pequeño santuario (Meguilá 29ª ). Este término fue derivado de Ezequiel 11:16 – “Seré para ellos un pequeño santuario”
La Divina Presencia en la sinagoga fue destacada cotinuamente. Es típica la interpretación dada al Salmo 82:1 : “D’s está en la congregación divina” , que fue aceptada en el sentido de la Presencia de D’s en la sinagoga. Rezar en una sinagoga se consideró como un mérito mayor que rezar en cualquier otra parte. Los Sabios tuvieron a la sinagoga en gran estima. Sin duda desempeñó no sólo un papel vital para fomentar y fortalecer la fe de Israel, sino también como fuerza social que dio coherencia a la comunidad judía”

21.- TEMOR DEL SANTUARIO (“MORAAT MIKDASH”)

Este precepto tiene su origen en Levítico 19:30 “Guardaréis Mis sábados y respetaréis Mi santuario.(Lo ordeno) Yo, el Eterno”
La ordenanza tiene que ver con la forma en que nos debíamos presentar y comportarnos en el santuario. Nuestra ropa, nuestra apariencia y nuestras actitudes debían ser acordes con la santidad del recinto.
Como se señalaba en la mitzvá anterior, nuestras sinagogas y casas de estudio son denominadas “Templos pequeños”, como está escrito: “Yo estaré con ellos en Templos pequeños” (Ezequiel 11:16); de manera que nuestro comportamiento en estas debe ser tan cuidadoso como lo habría sido en el Mikdash.
Este precepto debe ser observado por los hombres y las mujeres en todo lugar y en todo tiempo.

22.-EXALTAR Y GUARDAR EL SANTUARIO (“SHMIRAT MIKDASH”)

Este precepto se deriva de la orden que D’s imparte a Aarón en Números 18:2 “Y a tus hermanos de la tribu de Leví, la tribu de tu padre, los admitirás para que te asistan en el servicio, pero (sólo) tú y tus hijos estaréis ante la morada del Testimonio”
Se entiende también aquí la obligación de cuidar el Santuario a fin de honrarlo, exaltarlo y enaltecerlo.
Siguiendo el razonamiento expuesto en el punto anterior, esta preocupación debiera manifestarse hacia las sinagogas.

23.-QUE LOS LEVITAS CUMPLAN CIERTAS LABORES ESPECÍFICAS EN EL TEMPLO (“AVODAT HALEVIIM”)

Este precepto ordenó trabajar en el Santuario, en labores determinadas – como ser la clausura de los Portones y la entonación del Cántico en el momento del sacrificio – a los Levitas únicamente : “Serán los levitas los encargados del servicio del tabernáculo de reunión, y cargarán los pecados (de los hijos de Israel). Será estatuto perpetuo que entre los hijos de Israel ellos no tengan heredad” (Números 18:23).

24.-LAVADO DE LOS SACERDOTES ANTES DE SU INGRESO AL SANTUARIO (“KIDUSH IADAIM VERAGLAIM”)

Es el precepto con el cual se ordenó (solamente) a los Sacerdotes lavar sus manos y pies en toda oportunidad en que precisen ingresar al Atrio (del Templo) o se aproximen para el servicio. Está escrito en Éxodo 30: 19-20 : “Y Aarón y sus hijos se lavarán sus manos y sus pies en el pilón”. “Lo harán al entrar al tabernáculo, para no morir al aproximarse al altar para el servicio del holocausto al Eterno”


[1] “El Ser Judío”. Guía para la observancia del judaísmo en la vida contemporánea.