Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

MITZVOT(33)
(Continuación)

 

I PRECEPTOS POSITIVOS ( MITZVOT ASÉ)

 

Grupo6 El funcionamiento apropiado del Estado Judío

 

172.-ACATAR LAS ORDENES DE TODO PROFETA (“LISHMOA BEKOL NABI”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó prestar atención  a todo Profeta de los Profetas- sea sobre ellos la paz – y cumplir todo lo que ordene, incluso si ordenara  en contra de un precepto o varios de estos preceptos, siempre y cuando sea sólo momentáneamente.[1]

El versículo en el cual fuera expresada esta ordenanza, es lo que Él, exaltado sea, dijo: “ …A él oiréis” (Deuteronomio 18:15).

El hecho de que D’os habla a los Profetas constituye uno de los Trece Principios de la Fe Hebrea, que Maimónides enumera en su “Comentario a La Mishná”

 

173.-NOMBRAR UN REY (“MINUI MELEJ”)

            Es el precepto con el cual se nos ordenó nombrar sobre nosotros un Rey de Israel[2] que una a toda nuestra nación y nos dirija a todos.

Es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Poner  pondrás sobre ti un Rey” (Deuteronomio 17:15). Los Jajamim dijeron en el Sifr[3]í: “A (el pueblo de) Israel se han ordenado tres preceptos en el momento de su ingreso a la Tierra (de Israel): 1) nombrar para ellos un Rey, 2) construir la Casa Elegida y 3) destruir la simiente de Amalek.”

 

174.-ACATAR LAS ORDENANZAS DEL GRAN TRIBUNAL (“LISHMOA BEKOL BEIT DIN”)

            Es el precepto con el cual se nos ordenó oír al Gran Tribunal y actuar según lo que digan, en todo lo que ordenen en cuestiones de lo prohibido y  lo permitido.

Es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Según la Torá que ellos te instruyan…” (Deuteronomio 17:11).

El sentido de este precepto es de vital importancia para la existencia del pueblo judío a través de todos los tiempos. Es el que confiere total autoridad a la Ley Oral.

Este precepto debe ser observado por los hombres y las  mujeres, en todo lugar y en todo tiempo. Y quien transgrede esto  “haciendo una brecha en el muro” respecto de cualquier tema que hayan enseñado nuestros Sabios a través de la intepretación de la Torá, habrá transgredido este precepto.

 

175.-QUE EN CASO DE DISCUSIÓN ENTRE LOS SABIOS, SE SIGA A LA MAYORÍA (“ROV”)

            Es el precepto con el cual se nos ordenó ir tras la mayoría, si se suscitare entre los Sabios discusión en algunas de las leyes de la Torá. Del mismo modo obraremos, también, en la ley individual, por ejemplo en cuanto a la responsabilidad o culpa de una de las partes en litigio.

Es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Tras los muchos, para decidir” (Exodo 23:2)

De no mediar esta ordenanza, la persona no podría apartarse de su criterio personal – su entendimiento de la Torá – aun a pesar de estar en oposición  con la opinión de todos los demás, por cuanto el entiende que la verdad expresada es tal. Empero, con este precepto, se evitó la nefasta situación de una Torá  dada a los considerandos caprichosos de cada individuo, con lo que habrían casi tantas Torot como seres. En vez hay una Torá para todos, de la cual no debemos apartarnos bajo ningún concepto.

 

(Continuará)

 

[1] “Y si así  ordenase a perpetuidad, éste pues , es Falso Profeta” (Mishné Torá, Cap.9, Ley 1)

[2] El concepto monárquico en el pueblo de Israel difiere mucho de aquel de los demás pueblos del mundo. Según Maimónides: “Tal como el versículo le ha asignado este abundante honor y ha obligado a todos a rendírselo, del mismo modo el versículo le ha ordenado (al Rey) ser humilde y de corazón blando. Ha de ser misericordioso y tendrá piedad de aquellos de bajo y alto rango, ocupándose de sus necesidades y beneficio, teniendo en cuenta el respeto incluso para el más humilde de los inferiores…” (Mishné Torá, Hiljot Melajim)

[3] El Sifrí son comentarios a Números y Deuteronomio escrito por Rav  (Rabi Iojanan. Hacia el 220 e.c.)