Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

MITZVOT(37)
(Continuación)

 

I PRECEPTOS POSITIVOS ( MITZVOT ASÉ)

 

Grupo6 El funcionamiento apropiado del Estado Judío

 

192.-DISPONER DE UN LUGAR FUERA DEL CAMPAMENTO.

Es el precepto con el cual se nos ordenó que cuando nuestros campamentos (militares) salgan a la guerra preparemos un camino fuera del campamento, al cual irán para sus necesidades.

Es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Iad[1] tendrás para ti fuera del campamento…” (Deuteronomio 23:13)

 

193.-LLEVAR HERRAMIENTAS PARA CAVAR JUNTO CON LAS ARMAS

Es el precepto con el cual se nos ordenó que las herramientas de cavado estén junto a las herramientas de guerra, para todos los hombres del campamento para cavar con ellas en el lugar a que se refiere el precepto anterior.(Mitzvá Asé 192)

La expresión de esta ordenanza es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Y tendrás una paleta sobre tus armas ‘Azeneja[2]” (Deuteronomio 23:14)

 

 

Grupo7 Nuestras obligaciones hacia los demás hombres.

 

194.-DEVOLUCIÓN DE LO ROBADO (“HASHAVAT GUEZEL”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó devolver lo robado mismo –si subsiste- , con el agregado de un quinto[3]; o abonar su valor monetario – si ha sufrido alteración[4]-.

Es lo que Él, exaltado sea, dijo: “Y devolverá lo robado, lo que sustrajo…” (Levítico 5:23)

El que roba algo cuyo valor es igual o mayor al de una prutá[5], debe devolverlo a la persona  a la que se lo robó. Si esa persona falleció, se debe devolver lo robado a sus herederos; y si lo que fue robado se perdió, debe devolver su valor monetario. Este precepto incluye  también la obligación de devolver lo que se obtuvo mediante el hurto o la estafa.

Este precepto debe ser observado por los hombres y las mujeres, en todo lugar y en todo tiempo.

 

195.-CARIDAD (“TZEDAKÁ”)

            Es el precepto con el cual se nos ordenó dar caridad, sostener a los desdichados y aliviarlos (en su situación precaria).

La ordenanza de este precepto se muestra en diversas expresiones. Dijo: “Abrir, has de abrir tu mano…” (Deuteronomio 15:8) y dijo: “Lo sostendrás –prosélito o (judío) nativo- y vivirá contigo” (Levítico 25:35) y dijo: “Y vivirá tu hermano contigo” (Levítico 25:36)

La intención de todos estos versículos es una: que demos sustento a nuestros pobres y los apoyemos con lo que carezcan. Incluso el pobre que se sustenta de la caridad está obligado en este precepto, es decir hacer caridad con quien esta en inferioridad (de condición) a él, siquiera con algo mínimo.

Si la persona tiene un pariente cercano que es pobre, éste tiene precedencia por sobre los demás pobres, los pobres de su casa (familia) tienen precedencia por sobre los pobres de su ciudad y los pobres de su ciudad tienen precedencia por sobre los pobres de otra ciudad, como está escrito: “…a tu hermano, a tus pobres y a los necesitados en tu tierra” (Deuteronomio 15:11). Tenemos que ser cuidadosos en el cumplimiento de este precepto, pues la caridad es una señal distintiva de la descendencia de Abraham. Se debe dar caridad con buen semblante y con felicidad.

Este precepto debe ser observado por los hombres y las mujeres, en todo lugar y en todo tiempo.

 

(Continuará)

 

 

 

[1] Según el Sifrá Iad no es otra cosa que lugar.

[2] Dice el Sifrí: “Azeneja no es otra cosa que el lugar de tus armas.

[3] Si antes negó el robo y así juró.

[4] Cuando el cambio es irreversible

[5] Moneda de la época de los Sabios, de valor mínimo.