Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

10.- ¿POR QUE HAY TANTAS RELIGIONES DIFERENTES? ¿NO SON TODAS LO MISMO?

(CONTINUACIÓN)

¿PUEDE UNA PERSONA SER MITAD JUDÍA Y MITAD CRISTIANA?

 

“Tengo una amiga que dice que ella es mitad Judía y mitad Cristiana” nos contó Ashley.

“Conocí un joven que decía que era Judío por Jesús”, agregó Josh. “¿Existe eso?”

 

Hay personas que tienen uno de los padres Judío y el otro Cristiano. Hay familias que celebran las festividades de ambas religiones en sus casas. Vivir dos religiones puede ser muy difícil, porque  una religión es más que una simple celebración de festividades. La Cristiandad y el Judaísmo a menudo enseñan cosas diferentes. O tú crees en Jesús o crees en Teshuvá. O celebras Navidad u observas Iom Kipur. Si entras a una iglesia, lo primero que ves usualmente es una cruz. Para los Cristianos, la cruz es el mayor símbolo del amor de D’os. A través de la cruz, que para  los Cristianos simboliza la vida, enseñanza, muerte y resurrección de Jesús; ellos se acercan a D’os. En una sinagoga, lo primero que ves es el Arón HaKodesh que contiene rollos de Torá. La Torá es el símbolo del amor de D’os  para los Judíos. A través de la Torá, sus preceptos y enseñanzas, los Judíos se acercan a D’os. Ser Cristiano es muy admirable y hermoso. Ser Judío es, igualmente, admirable y hermoso. Pero ser un “Judío por Jesús”, combina cosa que son imposibles de mezclar.

Debemos estudiar otras religiones. Debemos aprender acerca de nuestras semejanzas y diferencias. Debemos respetarnos unos a otros. Pero combinar religiones no hace una nueva y mejor. El ketchup es rico y  el helado es rico. Mézclalos y lo que obtienes no es necesariamente mejor.

¿POR QUE MAMA NO NOS DEJA TENER UN ARBOL DE NAVIDAD?

 “Muy bien, sé que somos Judíos” concedió Ashley, “¿pero por qué mi mamá no nos deja tener un árbol de Navidad? Todos los demás tienen uno. Realmente ya no es algo religioso. ¿Qué hay de malo en ello?”

 

Cuando era joven, mis hermanos y yo arrinconábamos a mi mamá y le pedíamos un árbol de Navidad. Éramos los únicos en oda la cuadra que no teníamos. Son tan bonitos. Y además, argumentábamos, Navidad ya nos es una fiesta religiosa. ¡Es sólo una festividad para  regalar! Entonces, ¿por qué no podemos tener un árbol con regalos, como todos los otros niños del colegio?

Mamá escuchaba atentamente, meneaba la cabeza y decía: “Bien. Pueden tener un árbol”

Estábamos choqueados. Nunca esperamos que ella accediera. “¿Verdad?”

Ella asintió con la cabeza, “Seguro”.

“¿Con lucecitas, papel dorado y una estrella en la punta?”, preguntó mi hermano menor.

“Por supuesto, todas las cosas”, dijo mi mamá, …en Julio”

Un árbol de Navidad es un hermoso símbolo. Y si pones uno en Julio, no es religioso. En Julio, es sólo una decoración. Pero en Diciembre, tiene otro significado. En Diciembre es un símbolo sagrado de otra religión. Para los Cristianos religiosos, el árbol de Navidad tiene un significado profundo, representa el nacimiento de Cristo. Es un árbol siempre verde, significando el don de la vida eterna  a través de Cristo. Los regalos bajo el árbol representan los regalos que los Reyes Magos trajeron al niño Jesús en la noche de su nacimiento. Las luces del árbol representan la luz del amor de D’os , reflejado en el niño Jesús.

¿Que significa traer el símbolo de otra religión a nuestra casa? ¿Qué le dice eso a nuestros vecinos Cristianos? ¿Qué dice acerca de nosotros?

Hace algunos años, hubo un diseñador de modas en París que tomó objetos religiosos Judíos y los usó como accesorios de vestimenta. Vogue, la revista de modas más importante del mundo, mostró fotos de hermosas modelos vistiendo un tallit sobre una mini-falda, tefilin como forma de joyería y una kipà como sombrero. ¿Cómo hizo eso sentir a los Judíos? ¿Cómo nos sentiríamos si una familia Cristiana llevara un rollo de la Torà a su casa como decoración, como una obra de arte? Los árboles de Navidad son preciosos. Y es verdad que, para muchos Cristianos, esta festividad ha perdido su significado religioso. Pero hay muchos Cristianos religiosos en nuestros vecindarios que tendrían derecho a indignarse cuando personas, particularmente no Cristianos, usan su símbolo sagrado sólo porque es bonito y convierten su día sagrado en una festividad para comprar.

Es triste que personas encuentren tan poco en sus propias tradiciones, que necesiten tomar símbolos y festividades de otros . Es triste que desperdicien tanta sabiduría e historia, sólo para hacer lo que hacen los demás en la cuadra. Es triste que no hayan descubierto la alegría de ser Judío.

Nuestros vecinos Cristianos tienen hermosas festividades. Nosotros tenemos nuestras propias hermosas festividades. Ciertamente podemos visitar a nuestros vecinos para compartir lo hermoso y alegre de sus festividades. Podemos invitarlos a nuestra casa para compartir nuestras celebraciones. Podemos aprender de las festividades de cada uno y de las importantes ideas que están tras ellas. Podemos reconocer nuestras similitudes y diferencias. Esas diferencias son importantes. Hay miles de millones de personas en la tierra, pero no dos caras exactamente iguales. Habría sido mucho más simple si D’os nos hubiese hecho a todos iguales, pero D’os ama las diferencias; y así tendríamos que hacerlo nosotros.