Cartillas de judaísmo

Cartillas de judaísmo

15.- ¿QUE ES UN BAR MITZVÁ?, ¿QUE ES UNA BAT MITZVÁ?
¿NO PUEDO TENER SOLAMENTE UNA FIESTA DE CUMPLEAÑOS?

Mitchell era un alumno muy serio. El estaba trabajando fuerte para estar listo para su Bar Mitzvá. La presión y expectativas lo alcanzaron.
Una tarde entró a la sala de clases decidido a abandonar todo.
“¿Quién necesita esto?” Me espetó.
“Es tu Bar Mitzvá, ¿no estás emocionado?”
Pregunté. Esa, probablemente, fue la peor cosa para decir.
Mitchell se sentó, abatido, por algunos minutos. Cuando se calmó, me preguntó: “¿Por qué tengo que convertirme en Bar Mitzva? ¿Qué es un Bar/Bat Mitzvá, de cualquier modo? ¿Por qué no puedo tener simplemente una fiesta?”

Seamos claros con el lenguaje. En la tradición Judía tu no “tienes un Bar/Bat Mitzva” y no obtienes una “Bar Mitzvación”. Tú te conviertes en un Bar Mitzva o en una Bat Mitzva. Y ese lenguaje es muy importante. Esto se trata de llegar a ser algo. Estás en cierto momento de tu vida cuando te suceden cambios importantes, a ti y en ti. Ya no eres el niño pequeño, como hace pocos años atrás. Ahora estás llegando hacia la adultez. La pregunta relevante es: ¿Qué significa ser un adulto? ¿Cómo se llega a eso?
La mayoría de las culturas poseen un ritual simbólico que reconoce la transición de un niño hacia la adultez. Estos ritos reflejan los valores más importantes de esa cultura. Entre las tribus de aborígenes Australianos, por ejemplo, un niño es raptado a la fuerza desde la tienda de su madre por guerreros enmascarados en algún momento entre sus doce y dieciséis años. Es llevado a un lugar sagrado secreto, en el desierto, donde los líderes tribales lo golpean y tratan de asustarlo casi hasta morir, en un intento de extirpar el espíritu infantil que haya en él. Si sobrevive, al niño se le enseñan las formas de vida del hombre adulto de la tribu. Como un signo final de madurez, los ancianos de la tribu le extraen uno de sus dientes. Entonces el regresa a la tribu para vivir, no con su familia, sino entre otros cazadores y guerreros.
¿Todavía piensas que ser Bar Mitzvá asusta?
En la cultura Americana, convertirse en adulto significa permiso para hacer nuevas cosas: conducir, beber alcohol, ver películas calificadas para mayores y votar en las elecciones. ¡Es por eso que los niños se desesperan por crecer! Lo que los niños no perciben, son las responsabilidades que vienen junto con esos privilegios. En América, celebramos solo las libertades de la adultez y no las responsabilidades que vienen con ellas. Conducir implica poder salir cuando y donde quieras.

Pero es una gran responsabilidad conducir con seguridad y responsablemente. Todos los días mueren personas en las calles y carreteras debido al descuido de otros.

En la vida Judía, llegar a adulto no tiene que ver con asustarte ni con nuevos privilegios. Ser un adulto significa ser responsable. Significa que tu familia, tu comunidad y D’os, pueden contar contigo. Contamos contigo para que hagas tu parte en ayudarnos a reparar todas las partes rotas del mundo: hambre, enfermedades, dolor, guerra. Contamos contigo para ayudar a llevar el mundo más cerca del sueño de D’os. Ese es un trabajo duro. Pero uno se siente especial sabiendo que las personas cuentan contigo. Se siente uno especial sabiendo que eres lo suficientemente importante para que las personas esperen algo de ti.
Las frases “Bar Mitzvá” para los jóvenes y “Bat Mitzvá” para las niñas, identifican a alguien que es responsable- alguien en quien podemos confiar que es la parte más importante de ser un Judío adulto. Para un Judío, el símbolo de llegar a adulto es la capacidad para entender la Torá y enseñarla a otros adultos. La Torá es la historia de cómo nuestro pueblo aceptó la responsabilidad de compartir los sueños de D’os para el mundo. Para tener un Bar/Bat Mitzvá, no necesitas realmente una fiesta, un DJ o los regalos. Todo lo que necesitas es una comunidad de adultos que se reúnen para estudiar Torá y una persona joven que está lista para avanzar y decir: “Estoy listo para ser responsable”. Esa persona joven es llamada a la Torá, no sólo para escuchar de Torá, sino para compartir enseñándola a otros.
En la comunidad Judía, los niños han estado celebrando su llegada a Bar Mitzva desde los tiempos del Talmud. Para las niñas, el primer Bat Mitzvá público donde una niña fue invitada a leer de la Torá sucedió recién en 1922, cuando el Rabino Mordecai, M. Kaplan, fundador del Reconstruccionismo, celebró el crecimiento de su hija Judith.
Todo esto puede parecer difícil. No eres un Rabino, así que ¿Cómo se supone que enseñes Torá a otros? No te preocupes. La ceremonia de Bar/Bat Mitzvá no significa que terminaste de crecer o que ahora eres un adulto o que lo sabes todo. En realidad significa que has comenzado el ‘proceso’ de crecimiento. Has iniciado el camino para convertirte en adulto. Mucha gente inicia ese camino cuando comienzan sus años de adolescencia, así que la tradición Judía decidió fijar una edad para el Bar/Bat Mitzvá: trece para los niños y, debido a que las niñas generalmente crecen más rápido que los varones a esta edad, entre doce y trece para ellas. Algunas personas son más maduras que otras a esa edad. Pero todos tienen la posibilidad de celebrar el inicio de este apasionante pasaje, desde ser un niño para convertirse en adulto.

(CONTINUARÁ)