Parashá de la semana

B”H

Lej Lejá

Un largo camino hacia uno mismo.

Cuando uno se dispone a viajar por un tiempo prolongado a un lugar lejano prepara todos los elementos necesarios tanto para la travesía como para el nuevo lugar al cual quiero llegar.

La selección del equipaje refleja que tipo de viaje pienso realizar como la personalidad del viajero. Algunos viajan ligeros de equipaje porque sienten que lo fundamental se adquirirá en el camino. Otros prefieren llevar todo lo necesario para que nada los sorprenda.

Como es el viaje hacia uno mismo?

Qué tipo de equipaje es el que preciso?

Cuáles son las paradas intermedias?

Como es viajar hacia un lugar desconocido?

Todas estas preguntas pudo haberse formulado Abraham cuando D”S le ordeno salir de su tierra hacia la tierra que El le indicaría.

La parasha LEJ LEJA no nos relata los pensamientos íntimos de nuestro patriarca, ni tampoco leemos preguntas que Abraham le formulo a D”S.Solo encontramos la respuesta afirmativa de Abraham al mandato Divino. El viaje que le propone D”s no es solo en extensión hacia otro lugar, sino un viaje a la profundidad de su ser. La formulación LEJ LEJA se traduce como ve hacia ti mismo.

Este tipo de travesía es profundamente enigmático y conmovedor.

Lo desconocido no es solo la nueva tierra, sino el propio corazón de Abraham que comienza a fundar en su interioridad el concepto de una fe que percibe y a la que tendrá que descubrir en este trayecto.

Ser descendientes de Abraham es ser compañeros en ese viaje. Es un viaje que comienza una y otra vez en el corazón de cada miembro de nuestro pueblo y que se afirma una a través de nuestras acciones cotidianas.

Nuestros sabios nos explican la Tefila como “Avoda she ba lev”, el servicio del corazón. Es la búsqueda profunda de ligarse a D”S no solo con las palabras dichas por otros sino de las que surgen espontáneamente de la profundidad de nuestro ser. En nuestra Amida tenemos reservado un espacio para despojarnos de las preocupaciones diarias y bucear en nuestra alma.

Precisamente la primer Bendición de la Amida es por nuestros Avot, nuestros Patriarcas .Allí afirmamos que no solo los recordamos, sino que cada uno de nosotros debe comenzar esa búsqueda planteada en LEJ LEJA.

El trayecto personal es indelegable. Nadie lo puede hacer por nosotros. El cumplimiento del mandato Divino por Abraham es una inspiración para cada hombre y mujer judía en nuestro tiempo que se afirme en la observancia de nuestras Mitzvot.

Ir hacia uno mismo implica internalizar nuestro modo de vida como un camino en el cual aprendo gradualmente a conocer mi ser y lo concreto en acciones cotidianas que afirman la presencia de D”S.

Ser judío hoy no es solo una condición biológica que heredo, sino un profundo esfuerzo por elegir para mi vida el camino de las Mitzvot.

LEJ LEJA nos marca el desafío de hacer de la pertenencia a nuestro pueblo un modo de vida significativo que refleje lo profundo de nuestra creencia en D”S.

 


Shabat Shalom U Mevoraj
Rabino Gustavo Kelmeszes