Parashá de la semana

B”H

Hazinu

Hazinu

El panorama global de la existencia…

Al amanecer, la persona abre sus ojos, y junto a los rayos de sol que penetran en su habitación, comienza un nuevo día que trae con él la esperanza de que todo salga según lo programado.

En muchas ocasiones este deseo termina siendo una simple ilusión, ya que los contratiempos que surgen, nublan la claridad con la cual comenzamos la jornada.

En realidad, la vida del ser humano tiene constantes contratiempos y dificultades, que sin rendirnos debemos aprender a superar.

La clave fundamental para superar de la mejor manera los problemas, es creer fehacientemente que todo lo que Él hace es para bien, a pesar de que a simple vista no lo vemos.

La pregunta es: ¿Cómo podemos ver que todo es para bien si lo que ahora estamos viendo parece que nos perjudica?

Siendo que en cada generación este interrogante vuelve a surgir, nuestra Parasha Haazinu nos enseña la respuesta:
“El Creador es de íntegro obrar, pues todos Sus caminos son justicia, es un D”S fiel que no procede con iniquidad, Justo y Recto es Él” (Devarim 32:4).

La primer parte del versículo nos enseña que D”S es íntegro y exacto en Su proceder, pues Sus caminos son justos. Al final del versículo, se nos dice que D”S es totalmente confiable y que no hay en Él equivocaciones, pues Él es justo y recto.
El ser humano, por naturaleza mira el presente, y de acuerdo a él, decide si el hecho que ocurrió es positivo o no. Siendo esta su manera de analizar los acontecimientos, en muchas ocasiones la persona no entiende el verdadero motivo del contratiempo, y eso lo lleva a tener preguntas respecto de Quien dispone ese presente.

El Rey David dijo: “Los decretos de D”S son verdad, son justos en conjunto”(Tehilim 19:10). Esto nos enseña que para poder comprobar que los actos de D”S son justos, hace falta ver la relación de cada hecho con el otro.
El inconveniente es que en este mundo nunca podremos ver el panorama total. Siendo así, resulta casi imposible entender los cálculos de D”S, pues no podemos saber si el problema que nos surgió es consecuencia de un hecho anterior o fue enviado como prevención para un futuro.

A esto se refiere el versículo al decir: “Los decretos de D”S… son justos en conjunto”, pues no podemos juzgar cada hecho por separado, sin considerar todo lo que ocurrió desde que el mundo fue creado hasta este momento, y sin tener en cuenta también todo lo que ocurrirá hasta el final de los días.

En muchas ocasiones escuchamos que la gente dice: “Yo creo en D”S, pero hay cosas que no entiendo”. Sin embargo este es un razonamiento equivocado, ya que lo que la persona entiende no se puede llamar fe o creencia, pues es palpable para él. La fe comienza a partir del momento en que la mente humana no puede entender lo que está viendo.

Posiblemente, nunca llegaremos a comprender el por qué de los hechos, pero debemos saber que D”S nunca va a perjudicar a nadie, y lo que a veces se ve como dañino, al final de cuentas será para nuestro beneficio.
Es nuestra elección elegir ver “la mano de D”S” en cada episodio que nos toca vivir.


Shabat Shalom U Mevoraj

Gustavo Kelmeszes.

Rabino del Círculo Israelita de Santiago.